TECNOLOGÍA. DJI contra el terrorismo (y los vuelos ilegales)

Share This:

DJI crea polémica con una actualización en su aplicación oficial

DJI, el fabricante chino de drones líder a nivel mundial, ha revolucionado, y polemizado, el mundo de las aeronaves no tripuladas a nivel usuario al modificar las condiciones de uso de sus aplicaciones oficiales: DJI GO y DJI GO 4.




El proceso es el siguiente: una vez actualizada alguna de las dos aplicaciones oficiales (depende del modelo de dron de la marca que usemos) te pedirá hacer login nuevamente. Será obligatorio tener conexión a Internet para dicha verificación. De esa forma, se comprobará tu ubicación geográfica y la aplicación descargará actualizaciones de vuelos restringidos o firmwares específicos para la región.

En caso que decidas no hacer el proceso de activación y/o descargar cualquier actualización extra en base a la situación geográfica en la que te encuentres, el dron no volará más allá de 50 metros de distancia o 30 metros de altura, así mismo se deshabilitará la posibilidad de hacer streaming en directo desde la cámara de la aeronave.

Esta nueva implementación de seguridad se aplicará a todos los drones de la marca. La única forma de evitarla sería no actualizando la aplicación oficial y no instalando nuevos firmwares en los drones. Lo cual a su vez representa un problema porque cualquier fallo de vuelo detectado es corregido por estos medios.

DJI planta cara al uso delictivo de sus drones

Los avances técnicos de DJI permiten que volar un dron sea cada vez más fácil, simple y sobre todo, barato, agregando cada vez más distancias de vuelo controlado.

Son logros increíbles que dan grandes posibilidades para hacer vídeos impresionantes, tomar fotos que de otra forma serían imposibles y poder grabar tomas que antes eran solo un sueño de ciencia ficción.




El problema está en que el hecho que, a medida que bajan los precios, cada vez más personas tienen acceso a un dispositivo que requiere de cierto nivel de conocimientos técnicos, que requiere de ciertos cuidados para mantener la seguridad de terceros y que, lamentablemente, puede ser usado para cometer actos de terrorismo o poner en severo peligro a pasajeros.

El empleo por parte de terroristas, como podemos ver en el vídeo, de drones DJI para realizar ataques, ha hecho que el gigante chino haya tomado esta medida para aumentar el control sobre sus aparatos. Convirtiendo en zonas de exclusión zonas en conflicto, como Siria o Irak, y cambiando la configuración de registro de sus aplicaciones, DJI pretende reducir el uso de sus aparatos como armas potenciales (aunque burlar estas medidas resulte bastante fácil).

Cumplimiento de las normas aeronáuticas locales en materia de drones

Con el ya mencionado incremento de usuarios y facilidad de acceso, también se incrementan los riesgos de sobrevolar zonas potencialmente peligrosas (como zonas próximas a aeropuertos) o restringidas (como las zonas urbanas). Es por eso que la compañía empieza a aplicar restricciones de vuelo basado en la ubicación geográfica, lo cual es cada vez más importante y, sobre todo, necesario. Las normativas están en constante evolución y cambio (sirva de ejemplo nuestro artículo sobre la futura normativa europea), y DJI no quiere perder la oportunidad de tener el beneplácito de las distintas autoridades aeronáuticas locales.

Aún así la medida promete ser sumamente polémica y, en muchos casos, dejará en tierra a entusiastas del vuelo de drones que viajen a otros países y se encuentren con la mala noticia que para volar su aeronave tienen que descargar una actualización de cientos de megas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *